REFLEXION DOMINICAL, 2 DE SEPTIEMBRE, 2018

- En este domingo décimo quinto después de Pentecostés, la Palabra de Dios nos lleva a tomar mayor conciencia, de como tenemos que vivir como Cristianos, el poder transformar nuestro entorno y no volvernos cielos a las necesidades de nuestros seres queridos.

- Hoy en este fin de semana, nuestra comunidad se encuentra con un fin de semana largo, para cerrar los centros de diversión, donde los estudiantes vuelven a sus estudios y esperamos que padres, maestros y alumnos todos hagamos lo que nos corresponde para tener mejores ciudadanos que ayuden a transformar este mundo en humano y fraterno.

- Nos encontramos nuevamente a las puertas de una nueva recesión económica a nivel mundial, donde los pobres siempre son los que se afectan de una manera cruel.