REFLEXION DOMINICAL, 12 DE NOVIEMBRE, 2017

- El amor de Dios que es maravilloso y eterno para toda su creación, nos invita a vivir de su gracia para que vayamos alcanzando su realización personal, sin miedo alguno, sino con amor confiado en la vida digna que es para nosotros.

- El domingo pasado se vivió una experiencia no tan grata en la iglesia Bautista en Texas, donde un hombre sin escrúpulos ni valores entró fuertemente armado y disparó locamente matando a 28 persona he hiriendo una cantidad bastante grande, lo cual no tiene nombre y es tan triste escuchar al presidente de este país, decir que gracias a Dios de que había alguien armado para detenerlo, lo cual es tan vergonzoso y tan sin ideas; aquí lo que hay que hacer es acabar de una vez por todas con esas armas de satanás que lo único que llevan es a la muerte y eso es lo que hemos visto en esta gira, vendiendo armas y llevando divisiones entre países hermanos.

- El día de ayer se ha dado tanto honor al día de los veteranos de guerra y como se cultiva en los jóvenes a que se alisten para los ejércitos. Que maravilloso pudiera ser, que todos llegáramos a la civilización del amor, donde no hubiera violencia, no se fomentara la carrera armamentista, no estuviera un pueblo contra otro, ni hubiera ese gran gasto por ser el más fuerte en lugar de sacar de la pobreza a los países pobres.