REFLEXION DOMINICAL, 30 DE JUNIO, 2019

- Nos encontramos en el tercer domingo después de Pentecostés, donde la Palabra de Dios nos invita a tomar conciencia de si somos verdaderos seguidores del Dios Altísimo por medio de la persona de Nuestro Señor Jesucristo.

- En la Palabra de Dios, se nos hace ver la irresponsabilidad del hombre y la mujer, pero como desde este origen del mundo, se comenzó con el atropello a la mujer, y por siglos y siglos se ha visto como la causante del pecado a la mujer, siendo ella víctima del hombre que la ha irrespetado culpándola…

- Hoy con frecuencia encontramos atropellos al ser humano, pero hoy más que nunca se ve, como la cultura de la muerte se esta volviendo tan común y no nos conmovemos de nada, como es el caso de los inmigrantes, lo cual es triste y doloroso, por el flagelo que se esta dando al pueblo indocumentado, sobre todo a los latinos, que vienen por miserias causadas en nuestros países y como escuchamos de los políticos que rodean al presidente actual de la USA. ¡Basta ya de ser simple observador, debemos de unirnos para actuar en la lucha por la justicia y la solidaridad.

- En esta semana se ha llevado a cabo la reunión del G20, y ver cómo el poder de los grandes se hace sentir, y es tiempo que el imperio deje de amenazar ni imponer sanciones a nadie, porque no es el dueño del mundo y la gente tiene su derecho a organizarse y hacer de su tierra lo que quiera sin que otros le tengan que imponer.