REFLEXION DOMINICAL, 30 DE SEPTIEMBRE, 2018

- Nos encontramos celebrando el décimo noveno domingo, donde la Palabra de Dios nos invita a estar dispuesto a ser verdaderos seguidores de Cristo para hacer la diferencia de cristianos que transforman este mundo que cada vez se materializa y no le importa la dignidad del ser humano; pero donde todos como cristianos debemos erradicar toda injusticia y atropello a todo ser humano, para que vivamos en armonía.

- En esta semana hemos contemplado la 73 asamblea de la ONU, en la que se han discutido cantidad de resoluciones a favor de los pueblos marginados, pero también vemos el poder del poderoso como quiere seguir sometiendo al débil; pero lo más triste es ver a países sudamericanos del lado del opresor, porque están condenando a un país hermano, solo por caprichos y seguir ordenes de los que explotan y engañan.